• Ver imagen

    Preparando mezcla de tierra roja, zacate fino y agua para elaborar la casa de paja.

  • Ver imagen

    Alumnos de la Escuela de Agricultura y Agronomía de Calkiní elaborando los altares.

  • Ver imagen

    Alumnos del segundo semestre y el Ing. Jorge Ismael May Canul preparando el hueco con leña y piedras para enterrar los pibes.

  • Ver imagen

    Participantes preparándose para el concurso.

  • Ver imagen

    Participantes preparándose para el concurso.

  • Ver imagen

    Participantes realizando las actividades correspondientes en la escenografía del altar.

  • Ver imagen

    Desgranado los elotes aporreándolo en la hamaca de soskil.

  • Ver imgen

    Campesina lavando su hipil en la batea de madera.

  • Ver imagen

    Escenografía del altar.

  • Ver imagen

    Altar de ofrendas para los Fieles Difuntos.

  • Ver magen

    La directora de la escuela, personal administrativo y las alumnas del primer semestre elaborando los “pibes” para ofrecerlo de ofrenda en el altar.

  • Ver imagen

    Campesino describiendo cada actividad que se realiza y el motivo por el que se utiliza cada objeto.

  • Ver imagen

    Campesino describiendo cada actividad que se realiza y el motivo por el que se utiliza cada objeto.

  • Ver imagen

    Jurado calificador presentando la Escuela de Agricultura y Agronomía de Calkiní.

  • Ver imagen

    Haciendo la presentación de la escuela en lengua maya e iniciando la explicación del altar.

  • Ver imagen

    Participantes en la escenografía del concurso del Hanal Pixán.

  • Ver imagen

    Se otorga reconocimiento por participación y premio, ocupando el segundo lugar en el concurso de altares.

  • Ver imagen

    Recoocimiento de participación.

ALUMNOS DEL PRIMER Y SEGUNDO SEMESTRE PARTICIPAN EN LA ELABORACIÓN DE ALTARES


Calkiní, Campeche. HANAL PIXÁN Es una de las tradiciones de más arraigo en esta comunidad; se dedican el último día de octubre y los dos primeros de Noviembre para honrar a los Fieles Difuntos.

Desde mucho tiempo antes, las familias se preparan para hacer los gastos de esta celebración. El 31 de Octubre se recuerda a los niños fallecidos, poniéndoles en una mesa, dulces, juguetes, frutas y todo aquello que les gustaba cuando estaban vivos. El 1° de Noviembre, dedicado a los adultos fallecidos, se confeccionan mucbilpollos, en lo cual intervienen hombres y mujeres; los varones escarban el hoyo, estiban la leña y las piedras, que luego prenden, y entierran los “pibes”. A la hora y cuarto, aproximadamente, los sacan, y éstos despiden un olor agradable al olfato. Los “pibes” son elaborados por las mujeres; por lo general, los hacen de carne de cerdo y de gallina. El proceso que se sigue es: Poner a cocer el maíz, molerlo, amasarlo con mucha manteca y después preparar una especie de molde, donde se verterá el “col”, ya cosido, con su punto de recado colorado, sal, y chiles.

La ofrenda de los “pibes” es para la mesa, adornada para la ocasión. En ella se ponen retratos de difuntos, a quienes se les reza. Después de la ceremonia, los asistentes al rezo pueden comer los “pibes”.

El 2 de Noviembre es el tradicional “paseo al cementerio”, a donde se llevan flores, se hacen rosarios y se recuerda con cariño a los familiares que se adelantaron con el viaje eterno.